Usted está aquí

Ahorro y eficiencia gracias al Teletrabajo 

 

El organismo de control es enfático: la crisis ha brindado luces acerca de la posibilidad de reducir consumos de determinados bienes y servicios, “sin que ello implique necesariamente una reducción de la eficiencia en la respuesta estatal a los ciudadanos”.   

El informe, titulado “Ahorro de las entidades distritales durante la pandemia: reflexión sobre la eficiencia en el uso de los recursos públicos”, muestra cómo las entidades distritales han logrado sobrellevar las restricciones que ha implicado el aislamiento preventivo en el funcionamiento de la entidad, a la par de garantizar la continuidad de su servicio. También destaca cómo se vieron obligadas en corto tiempo a ajustar su operación para responder de manera ágil ante un escenario atípico, el de la pandemia y el confinamiento.   

Con los servidores públicos y contratistas trabajando en casa, las entidades necesariamente disminuyeron sus gastos de servicios públicos, papelería, combustible y tóner. Tuvieron además que adaptar diferentes elementos para permitir que la mayoría de sus servicios no se vieran afectados por la no presencialidad en las oficinas, “demostrando que con los colaboradores públicos en casa sí se pueden seguir prestando servicios de atención al ciudadano de una manera alternativa”.   

Como se sabe, en un primer momento -y con el fin de garantizar la protección de la ciudadanía y de los servidores públicos- la Administración Distrital implementó el trabajo en casa (Directiva Presidencial 002 de 2020), suspendió actividades y servicios presenciales no prioritarios para la atención de la pandemia y fortaleció́ el uso de tecnologías TIC, que dieron paso a la virtualización de los servicios prestados por las entidades publicas. Al hacer un balance de esa gestión, la Veeduría Distrital muestra los resultados del ahorro en los indicadores de consumo (servicios públicos, servicios de telecomunicaciones, servicios de copia y reproducción, servicios de impresión y combustible) y los analiza a través de tres grupos de entidades: administración central, localidades y establecimientos públicos.  

La Veeduría Distrital solicitó a las entidades distritales (sector central, sector descentralizado y localidades) la información relacionada con el consumo de energía eléctrica, aseo, acueducto y alcantarillado, combustible, papelería y tóner, durante el lapso que correspondió́ al inicio del aislamiento obligatorio ocasionado por la pandemia del COVID-19, y de manera particular, para los meses de enero a mayo de 2020. La información recibida se constató con los informes de ejecución presupuestal del Sistema de Presupuesto Distrital - PREDIS de la Secretaría Distrital de Hacienda, con el objetivo de realizar un cruce de información y seleccionar la fuente más completa y actualizada. 

El estudio tomó la información de PREDIS y analizó las ejecuciones presupuestales acumuladas para el primer semestre de 2019 y 2020, y particularmente, el monto de los giros alcanzados a 30 de junio. Individualmente, se analizaron los siguientes rubros del catálogo presupuestal del Distrito Capital:   

  1.  “Servicios de telecomunicaciones, transmisión y suministro de información”  
  2. “Servicios de copia y reproducción”  
  3. “Servicios relacionados con la impresión”  
  4. “Productos de hornos de coque, de refinación de petróleo y combustible”  
  5. “Energía”, “Aseo”, “Gas”, “Acueducto y alcantarillado”  

De acuerdo con la Veeduría, ello se hizo con la finalidad de evidenciar el posible ahorro en estos rubros durante el confinamiento y la consecuente virtualización de varias funciones de la Administración Central, los Establecimientos Públicos, la Universidad Distrital Francisco José de Caldas (UDFJC) y los Fondos de Desarrollo Local.  Y aclara que en el  análisis del documento es adecuado tener en cuenta que una disminución de los consumos no es, por sí mismo, “un resultado óptimo o deseado, si estos ahorros llegasen a implicar un detrimento en la cantidad o calidad de los servicios prestados a la comunidad”.  

Las conclusiones generales revelan, entre otras, las siguientes conclusiones:  

La Administración Central ( las Secretarías Distritales, los Departamentos Administrativos, el Concejo de Bogotá y la Unidad Administrativa Especial Cuerpo Oficial de Bomberos, la Personería y la Veeduría Distrital) registró su mayor ahorro en el consumo de servicio de telecomunicaciones, transmisión y suministro de información, calculado en aproximadamente $2.165 millones. Seguido de los servicios públicos con un ahorro cercano a los $1.124 millones.      

En el consumo de los servicios públicos tuvieron un ahorro cercano a los $243 millones y en los servicios relacionados con la impresión se registró un ahorro aproximado de $6 millones.  Igualmente, en el servicio de telecomunicación, transmisión y suministro de información y servicio de copia y reproducción, se alcanzaron ahorros por un total aproximado de $26 y $10 millones, respectivamente en el periodo analizado.  

Las entidades del orden central tuvieron un ahorro total del 33% en el consumo del servicio de telecomunicaciones, transmisiones y suministros. Y las que tuvieron un ahorro más significativo en este servicio fueron la Secretaría Distrital de Seguridad, Convivencia y Justicia con una reducción en el gasto por consumo del 85%, la Secretaría Distrital de Integración Social con un 69%, la Secretaría de Educación Distrital con el 55% y la Secretaría Distrital de Planeación con el 48%.  

En el consumo total de energía disminuyó en un 5%; entre las entidades que presentan mayor ahorro en este periodo se encuentran el Departamento Administrativo de Servicio Civil con una disminución en el consumo del 61%, el Departamento Administrativo de la Defensoría del Espacio Público con el 30% y la Secretaría Distrital de Hábitat con el 21%.

Archivo adjunto: 
Tipo de boletín: 
Conectados con la Gestión pública

Ingresa al video streaming del Foro Bogotá Digital Mejor para todos y comparte con nosotros las tendencias TIC que se destacan en nuestra ciudad
Ingresar